Algunos de nuestros árboles Maestros

El abedul, es un árbol muy versátil: Tienen gran valor ornamental por su corteza plateada, y el colorido que adquiere su follaje durante el otoño. La savia, la corteza, las hojas, la madera, las ramitas, y las raíces se utilizan para el alimento, materiales de construcción, tratamientos medicinales, lubricantes y otros usos prácticos. Los esquimales se servían de ellos para confeccionar vestidos, construir piraguas y elaborar cuerdas, pues su corteza se mantiene muy bien por contar una sustancia conservadora, la betulina.

La corteza, dada su impermeabilidad, se utiliza para fabricar zuecos, canastas, cajas, etc. En Norteamérica la corteza se usaba a menudo para la construcción de canoas. En Escocia se han encontrado cortezas en perfecto estado en entierros de varios siglos de antigüedad. La madera se utiliza para hacer pasta de papel y tinta de imprenta; se trabaja con facilidad por lo que se emplea para mangos de herramientas y otros objetos de pequeño tamaño; en Rusia es usada para tallar las matrioshki, las famosas muñecas rusas y otras obras de bisutería. Su madera es excelente para el carbón. Las ramas, por ser muy flexibles, se utilizan en cestería; dada su flexibilidad y dureza, fueron utilizadas como instrumento de flagelación. En el noroeste de España es muy empleado en plantaciones lineales de carreteras; en zonas de nieblas frecuentes son particularmente útiles, pues sus troncos destacan muy bien en la oscuridad.

La corteza del abedul tiene propiedades febrífugas y se administra en polvo en infusión, solo o acompañado con otra sustancia medicinal de cuyos principios se la quiera impregnar.

El abedul nos hace sentir la pureza, la belleza, la flexibilidad y la dulzura.

 

El roble es un árbol sagrado para muchos pueblos ancestrales europeos. Es muy especial para el pueblo vasco que veneran el roble de Guernica porque el roble es el guardian de la verdad. Debajo de un roble se tiene que decir la verdad, por eso los tratados importantes se firmaban debajo de un gran roble. Despues se plantó en las plazas de los pueblos para que la comunidad se reuniera debajo de su sombra.

El roble nos hace sentir la fortaleza, la valentía y nos ayuda a profundizar.