La Sonrisa de los Arboles
Arbre Llum
Masia Dalt
Centre Galaxia
Emf
Emf
portadaLaSonrisaborde.webp
Este libro te enseña a reconocer y experimentar las doce cualidades de los doce Árboles Maestros, que van a convertirse en tus más fieles compañeros.
aurora_stripmarc.webp
El Taller te ABRE a una nueva dimensión de la Naturaleza que va a llevar Armonia, Paz y Alegria a tu vida.
Podrás decir como en la pelicula Avatar:
"TE VEO"
masiadalt.webp
En el Taller conocerás 3 Árboles Maestros en un entorno privilegiado en plena naturaleza virgen, en una Masia a 1.400 m. de altura
nasa1-1200.jpg
En el Taller te leemos la Treceava Maya para que comprendas el Propósito de tu vida, aquello que más te impide cumplirlo y tus Dones
emf.jpeg
Sesiones Par Biomagnetico,
Bioenergética, Emf, Taping,
Relight para equilibrarte
previous arrow
next arrow

aurora

Taller Arboles Maestros Sanadores

El acercamiento a la naturaleza, y en especial a los Arboles de los bosques nos permite desarrollar y estimular capacidades de nuestras consciencia olvidadas y que contribuyen a la felicidad de nuestro Ser.

Los arboles Maestros y el Sol, constituyen las Raices de nuestra cultura ancestral, que los "poderes oficiales" han intentado eliminar durante mas de 2.000 años y que te ayudamos a recordar con las experiencias que vivirás en vivo y en directo con nuestros talleres.

Os invitamos a Descubrir la Magia de la energía de Nuestros Arboles Maestros Sanadores. Conocer, conectar, respirar los arboles que necesitamos en este momento (Roble, pino, álamo, etc.): Ellos te está diciendo siempre lo mismo:"Desde ti, desde el circuito Tierra-Cielo que me alimenta, doy y recibo, vivo, soy, estoy lleno, feliz, sin esperar nada, dando desde el interior y recibiendolo todo”.

Organizamos talleres para que, en vivo y directo, te puedas abrir a una nueva dimensión de la naturaleza que trae armonía, paz y felicidad a tu vida. En el Taller conocerás 3 Árboles Maestros en un entorno privilegiado en plena naturaleza virgen, en una Masia a 1.400 m. de altura

  • Con el trabajo con esos grandísimos terapeutas que son los arboles Maestros, te das la oportunidad de sanar esa forma que te aprisiona con tantas limitaciones y al mismo tiempo conocerás, por experiencia propia, quién hay detras de lo que ahora llamas arboles y podrás decir como en la película AVATAR:

    "Te Veo, veo tu alma, tu verdadera esencia, veo quien Realmente eres. Te respeto, Te Saludo, Te Honro, Te Reconozco, Te Recibo, Conecto contigo"

  • Todos los seres de la naturaleza saben de esta sabiduria y la utilizan todos los dias de su vida.Todos los seres de la naturaleza somos, incluidos nosotros, hijos de la luz ...y eso es lo que te enseñamos a recordar....

  • Te leemos la TRECEAVA de la Rueda de Sabiduría Maya., para que el lenguaje del Sol te oriente y te ayude a recordar los retos que te has propuesto en tu vida. Ademas, te enseñamos a conectar con el Sol y a entender los tiempos tan excepcionales que estamos viviendo y los efectos que tendrá el nacimiento del Sexto SOL en nuestras vidas.

  • . Podrás decir como en AVATAR: "Te Veo"

  • Se desarrolla esencialmente en el exterior, en un lugar privilegiado, rodeados de naturaleza virgen,  en el Prepirineo Catalan.     
  •  
  • FECHAS 2022

  • Junio 11-12 (Completo)

  • Junio 18-19 (Completo)
  •  

    Julio 09-10 (Completo)

    Julio  23-24 (Completo)

  Llama al 653798841 para que tengamos en cuenta tus fechas preferidas en 2022 cuando planifiquemos las fechas del 2022.

RESERVA CON ANTELACIÓN TU PLAZA

 

Llegada: Sábado entre 8:00 y 9:00 Desayunado

Salida: Domingo sobre las 18:30

Lugar: Masia Cal Estret, La Coma i la Pedra a 1,5h Barcelona.

Incluye: P.C: Comida vegetariana, estancia, sesiones.

Precio: 230€.  Descuento 25% para grupos ya formados de 6 personas.

Plazas limitadas máximo 6 personas/taller. Reserva con antelación.

Para Reserva definitiva ingresa 50€ en "La Caixa" IBAN:   ES84 2100 0462 3002 0013 7778

         

INSCRIPCIONES: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para mas información: Elena en el 653 79 88 41

 

Extracto del libro "La Sonrisa de los Arboles"

Un ambiente propicio en un espacio acogedor

El taller de comunicación con los no es solo un trabajo de grupo, aunque este sea una ayuda inestimable. Esencialmente, se trata de crear un ambiente en el que la persona disponga de las condiciones para dialogar consigo misma, con su interior, con lo que cada uno sabe de si mismo, de su relación con los demás. Sin duda, esta necesaria apertura con uno mismo al estar en grupo lo facilita, pero en última instancia cada persona estará a solas con el árbol y será de forma personal que se vivirá la experiencia.

Algunas veces nos han preguntado ¿Porque sólo seis personas? No hay otra razón que logística pura y dura. En este caso no hay secreto alguno ni números mágicos. Es lo que da de si el alojamiento de la Masía de forma que se pueda convivir guardando también un cierto grado de intimidad.

La Masía dispone de un gran salón y una enorme chimenea, delante de la cual, en la noche del sábado, nos sentamos y el fuego nos acoge para poder hablar, disfrutar de su calor y sus crepitaciones, del silencio. También es el entorno en el que se acostumbra a tocar el Tambor y cantar con la inocencia y la disculpa del que sabe que no sabe de música y disfruta de la locura de dejarse ir. Un entorno en el cual todas las personas pueden despojarse de la timidez.

La elección de los tres arboles través del test kinesiológico se conoce tras la cena de la llegada, dejamos que los participantes sean acogidos por la propia energía del Valle. Sin embargo, la experiencia nos ha demostrado la importancia de no iniciar la práctica sin una práctica que incremente la energía vital. Para ello conducimos a los participantes a un pequeño montículo situado cerca de la casa en el que proponemos una pequeña meditación guiada por Joan. Esta contribuye a incrementar la vibración, a relajar el sistema nervioso, a centrarnos en el espacio-tiempo presente. Finalmente, unas respiraciones específicas para esta situación facilita el acceso al cuerpo energético grupal de los participantes que ese fin de semana forman el grupo.

Una vez acabada la práctica, la energía personal y colectiva se ha transmutado. Regresamos en silencio y en el ambiente se detecta ya las ganas de empezar. Desde ese momento cada cual se acercará a su primer árbol. Tan sólo damos unas pocas indicaciones, que la persona se deje llevar por su intuición a la hora de elegir el árbol. A veces, escogen un árbol porque es fácil de acceder o puede ser por lo contrario, les atrae su ubicación difícil y el tener que esforzarse para acceder. Puede ser por que lo encuentran bello, e incluso porque escuchan su llamada. Eso sí, aconsejamos trabajar con arboles que tengan más de siete años, que sea evidente que están sanos y que reciben la luz de día, los son seres de Luz.

Nunca hemos pretendido dar explicaciones botánicas extensas, sabemos que hay abundante información de expertos en el tema y nosotros no lo somos, añadiría que en todo caso, para nosotros es un taller que pretende potenciar al máximo el hemisferio derecho.

Después de dirigirse al primer árbol, cada persona vivirá su particular experiencia. En cualquier caso, es un trabajo práctico y vivencial y sumergirse en la energía del árbol nunca es igual. A veces, en el primer momento, el hemisferio izquierdo se rebela como un caballo salvaje argumentando la pérdida de tiempo del silencio al pie de un árbol. Pero, nuestra experiencia nos ha demostrado que gracias al trabajo grupal después de cada encuentro con un árbol poco a poco va difundiéndose una dimensión de calma que para muchas personas puede ser su primer contacto.

Frente al árbol cada participante llega sólo con una pequeña libreta para que durante este espacio de tiempo de contacto puedan anotar sus ideas, lo que sienten y lo que entienden o que, simplemente, reconozcan que no se ha sentido nada, que no se ha entendido nada. Cada persona permanecerá unos cuarenta y cinco minutos al pie de u árbol. Pasado este tiempo damos un aviso sonoro para reunirnos como grupo. En algún lugar cercano al grupo de los nos sentamos y es entonces cuando cada cual expresa su experiencia, sea la que sea y dure lo que dure su transmisión. Para nosotros, el sistema con el que trabajamos nos ha dado tanta confirmación de su eficacia que no nos genera ninguna duda.

A lo largo de todos estos años, podemos afirmar el hecho constatable de que personas que no se conocen de nada en el momento de compartir, con más o menos palabras, con más o menos comprensión o incluso perplejidad por la aparente insensibilidad, se refieren claramente a la misma cualidad del árbol en cuestión con el que se han comunicado. Es decir, taller tras taller, el pino es referido como, alegría, luz interior, el Roble como sabiduría y fuerza, etc. No es una cuestión de imaginación colectiva, o de condicionamiento es la comprobación de una realidad que por increíble que parezca se da.

Una vez pasado el estrés de compartir sobre el primer acercamiento al árbol llega nuestro turno y les damos la información sobre la cualidad del árbol al que se han acercado. Les doy el nombre de la cualidad, como lo llamamos, y hablamos largamente de quien es el Maestro visitado.

Entonces, viene el segundo intento. Un segundo acercamiento, en el que se les invita a volver nuevamente al mismo árbol o a elegir otro de la misma especie. Aquí reside el secreto de la eficacia de nuestro método. El primer contacto es una cita a ciegas para el hemisferio izquierdo, el que lo quiere saber todo, el que no sabe sobrevivir sin el análisis constante, el que recuerda y archiva toda la información que recibimos en su particular biblioteca. Por tanto, eso da una ventaja al hemisferio derecho el que siente, el que escucha el corazón, y le permite entrar en acción.

......

COMO TRABAJAMOS UN FIN DE SEMANA

Antes de empezar un taller de fin de semana, ni Joan ni yo sabemos que serán los elegidos hasta que el grupo no está al completo, momento que ya se procede a las pertinentes presentaciones entre los participantes. Cada grupo tiene, casi como por arte de magia, unas características que lo hace único. Es por ello que la existencia efímera pero intensa que compartimos la recuerdo con cariño y la saludo con agradecimiento, respeto y un profundo sentimiento de amor por cada persona que ha confiado en nosotros, pero sobre todo se han confiando a los . Poco podía pensar cuando iniciamos esta propuesta que a ella acudirían personas de todo el país, de Madrid, de Pamplona, de Vitoria, de Girona, de Murcia, de Barcelona, incluso del pueblo de la esquina, de Sant Llorenç de Morunys!

Es emocionante sentir los nervios, la emoción y las ganas de saber del que pasará que aflora en las personas que vienen por primera vez. Pero también se capta la inquietud de los que vienen por segunda o tercera vez. Estas personas que conocen la metodología, la forma en que trabajamos, no pueden evitar traslucir una cierta gravedad en el aire. Al fin y al cabo, saben que visitarán a otro gran Maestro.

Así que en aquellos que repiten en cierto sentido hay la curiosidad por la selección que trabajará el grupo. ¿Cuál será el Árbol Maestro, que les dirá, será como la vez anterior? Reconozco, que después de la primera experiencia, la mente puede jugar malas pasadas, porque “ella“, que es una resabiada, cree que ya sabe lo que va a pasar y se cree estar en ventaja respecto a los que vienen por primera vez. Pero sea cuál sea el punto de partida de los participantes, la experiencia nos muestra que los nunca han fallado a nadie.

Como iba diciendo, nosotros no dudamos y los maestros no fallan. Esto es un hecho.Creo que estareis de acuerdo en que no es lo mismo hablar con papá que con mamá y que recibes diferente información si hablas con un profesor de matemáticas que de literatura. Ahí está pues la magia de esta experiencia de acercamiento a la grandeza de la naturaleza. Estar en presencia de un Roble, de un Tilo, de un Fresno, o de una Encina no tiene nada que ver ya que las informaciones que recibes son distintas. Y también depende de la cuestión que planteemos o del momento del encuentro.

Esa es la Magia que ha fluido desde que empezamos. No hay un sólo árbol que defraude, cada árbol es capaz de otorgar una cualidad, un mensaje que la persona no espera y que ciertamente no deja indiferente. Así que la cuestión que lanzamos es ¿puede una persona desaprovechar la ocasión de conocer a otra ser humano porque ya conoce a varios? Nadie duda de la riqueza de conocer hacer nuevas amistades entre los seres humanos. Pues eso mismo sucede con los : ¿Vamos a desaprovechar la ocasión de conocer a un árbol porque ya hemos conocido a otro?

Antes de empezar el taller explicamos que es la kinesiología para que comprendan que no hay ningún truco en lo que vamos a iniciar. También pedimos a cada persona del grupo que recuerde cual es el objetivo que se ha marcado para esta ocasión. Luego, con los ojos abiertos, ya que se trata de que cada persona esté bien presente en el aquí y ahora, les pedimos que se den las manos y elijo a una de las personas para hacer el test. De este modo y con la lista de los quince se testa cada uno de ellos hasta conseguir obtener la respuesta de los tres que mejor pueden satisfacer las necesidades del grupo y a la vez las necesidades individuales.

Sin duda, este es uno de los momentos para mi más excepcional, puesto que no puedo evitar empatizar con la energía vibrante y emocionada que en estos momentos capto de los . En cierta ocasión leí en un libro del Dr. Bach, que al salir a buscar las flores de la terapia que lleva su nombre y que necesitaba para preparar sus remedios, las flores le suplicaban -”¡¡escógeme a mi, a mi!!. A mi me sucede algo parecido, pues siento la felicidad, la alegría de cada árbol, esta ansia del colectivo por ser el elegido y poder estar en presencia del ser humano.

Os transmito lo que es una sensación porqué sin lugar a dudas la realidad de lo que sucede seguramente es más compleja. De hecho, a los miembros del grupo les indicamos la ubicación de la especie de árbol seleccionado, pero no concretamos que ejemplar, eso se deja a la preferencia o intuición de cada persona. Lo curioso es que a lo largo de estos años he podido apreciar que a veces en la comunidad de uno en particular puede ser el escogido entre ellos para estar en presencia de una persona determinada. Incluso he podido sentir como un ejemplar concreto de un árbol de los alrededores de la Masía me llamaba directamente porqué se ofrecía “personalmente” a atender a un participante concreto. Sea cual sea la situación, una no puede sino emocionarse por la magia de cada taller.

Toda pregunta tiene su respuesta

Cada árbol tiene una cualidad diferente. La posibilidad de testar con la técnica de la kinesiología cual podría ser el árbol más acorde a la persona permite evitar que haya una racionalización en el proceso y aflore lo inconsciente del objetivo que trae cada persona. De este modo es más fácil que se pueda recibir la cualidad que necesita cada uno de los participantes.

Dado que se trabaja con tres arboles y normalmente son seis personas, lo mágico es que por una simple cuestión de probabilidad, accedemos a un intangible que conducirá a que las cualidades que brindarán los sean enriquecedoras para todas las personas. En algunos casos nos damos cuenta que se da la situación que una de las personas se abre totalmente con el primero de los tres arboles y dado que estas experiencias se comparten, las otras personas también reciben el mensaje. Lógicamente, cuando es de forma indirecta al resto de los participantes no les mueve tanto, pero por experiencia sabemos que un primer contacto menos intenso puede ser el preludio de una vivencia que ya sea en el contacto con el segundo o el tercero les toque el Alma.

Recuerdo al respecto que hay una máxima que me acompaña desde hace mucho tiempo: “ Una buena pregunta merece una buena respuesta“, y para obtenerla hay que dirigirse a quien crees que mejor va a saber entenderte con el fin que te la pueda dar. Pero a veces no es así y te diriges a quien es menos versado en la cuestión.

Hay una realidad incuestionable y es que los siempre desprenden la energía de la cualidad que les pertenece. Por tanto, más allá de las sensaciones o incluso de la “respuesta”, el simple contacto con el árbol ya nos permite recibir, ni que sea de forma imperceptible para nuestro cuerpo físico.

.......